Zoco de Astronomía: Eclipse total en Chile

Por Ángel R. López Sánchez, el 8 julio, 2019. Categoría(s): Astronomía • Divulgación • Zoco ✎ 2

Observar un eclipse total de sol es uno de los espectáculos de la Naturaleza más grandiosos que podemos disfrutar. Poco a poco la Luna, en su eterno movimiento alrededor de la Tierra, va tapando el disco del Sol hasta que, en un instante, la luz se desvanece, llega la oscuridad, aparecen las estrellas en pleno día, con un resplandor crepuscular sobre el horizonte en todas la direcciones, quedando el hermanamiento de la Luna y el Sol como un disco negro con un halo brillante a su alrededor. El momento de la totalidad, que normalmente dura unos pocos minutos, es algo para recordar toda la vida, resultando en un impacto visual, sensorial e incluso espiritual sin comparación. Vivir la fase de la totalidad durante un eclipse total de sol no se puede narrar con palabras. En esos momentos es fácil de entender por qué los eclipses totales eran tan temidos en la Antigüedad.

Este pasado martes 2 de julio ocurrió un eclipse total de Sol. Era sólo visible desde regiones del centro de Chile y de Argentina, con la mayor parte del eclipse sucediendo sobre el Océano Pacífico. Pude vivir en persona este eclipse total de sol gracias a la invitación a viajar como astrónomo por una empresa de turismo australiana. Era la segunda vez que vivía un eclipse total de sol (mi primera vez fue en noviembre de 2012, cuando el Sol amaneció ya eclipsado desde el norte de Australia). Esta vez el fenómeno tampoco decepcionó. Bajo unos cielos claros y radiantes, sin nubes, del Valle del Elqui (cerca de la cuarta ciudad más grande de Chile, La Serena), la región donde se produce uno de los “piscos” chilenos más famosos (el “Pisco Mistral”), cientos de miles de personas pudimos disfrutar de este espectacular regalo del Cosmos.

¿Por qué ocurren los eclipses totales de Sol? Habría varias cosas que explicar aquí. Primero, el movimiento de la Luna alrededor de la Tierra no ocurre en el mismo plano en el que se mueve la Tierra alrededor del Sol. Simplemente por esto no ocurre un eclipse total de sol cada vez que la Luna entra en la fase nueva. Visto desde la Tierra la Luna casi siempre pasa un poco por encima o un poco por debajo del Sol al comenzar el mes lunar. Pero de vez en cuando sí se cruza directamente sobre el Sol. Es cuando ocurre un eclipse, no necesariamente total. Aquí se tiene en cuenta una curiosa coincidencia cósmica: la Luna es 400 veces más pequeña que el Sol, pero a la vez está 400 veces más cerca de la Tierra. Por eso ambos cuerpos tienen el mismo tamaño aparente en el cielo (más o menos, porque las órbitas son elípticas y las distancias no son siempre exactamente las mismas).

Así, cuando las condiciones se cumplen (alrededor de una vez al año) la sombra de la Luna va “barriendo” la superficie de la Tierra. Este punto también es muy importante: la zona de la Tierra donde se puede ver un eclipse total de Sol es muy limitada. La sombra de la Luna tiene unos 90 – 120 kilómetros de diámetro y se mueve por unos 10 mil kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Sólo en esta “franja de totalidad” es posible disfrutar de un eclipse total de Sol. Y, dado que nuestro planeta es mayoritariamente océano, gran parte de esa franja siempre cae en el mar o en regiones remotas de la Tierra.

En el momento de la totalidad, cuando la luna oculta completamente al disco solar, es posible ver la difusa capa externa de la atmósfera del Sol, la corona solar. En el borde de la luna también aparecen en color rosáceo fulguraciones de materia que el Sol está emitiendo, además de una capa también rosa (la “cromosfera”) inmediatamente superior a la fotosfera (la región de la atmósfera del Sol donde viene la luz que vemos). La corona solar no es algo homogéneo: tiene una estructura muy dinámica, donde aparecen rayos y bucles consecuencia de los campos magnéticos del Sol, que guían a la materia a seguirlos. El gas del Sol, mayoritariamente hidrógeno, sirve a la vez de imán, y es el que crea parte del campo magnético, de forma que ambos (la materia difusa y los campos magnéticos) están intrínsecamente conectados.

Diamond ring, 2nd contact, total solar eclipse 2 July 2019, Chile

Aquí muestro una de las imágenes que conseguí en el eclipse de Sol de esta semana en Chile. Es el momento del “segundo contacto”, cuando el disco de la Luna tapa completamente al Sol. Justo en ese momento los últimos rayos de Sol pasan por los valles y cráteres de la Luna, creando un llamativo fenómeno conocido como “anillo de diamantes”. El último resplandor del Sol es el diamante del anillo, el anillo está dado por la cromosfera y la parte más brillante de la corona solar. Esta imagen, que combina 6 tomas de las 1300 que tomé durante todo el eclipse, la conseguí usando mi pequeño telescopio refractor de 80mm de diámetro y 600mm de focal con la cámara digital acoplada directamente a él (en otras palabras, usaba el telescopio como “tele-objetivo”).

Por muy espectacular que pueda ser esta imagen, en absoluto hace justicia a lo que se vive observando el fenómeno en directo. En agosto de 2017 ocurrió otro gran eclipse total que cruzó Estados Unidos de oeste a este. La población estadounidense quedó tan impresionada con la experiencia que ahora las compañías de turismo ofertando viajes a ver eclipses totales se ha multiplicado exponencialmente. Siempre han existido “caza eclipses” que han ido en busca de la sombra de la Luna, pero ahora (y con lo fácil que es viajar en estos tiempos si lo comparamos con unas décadas atrás) la oferta se ha disparado. La zona de la totalidad (La Serena y el Valle de Elqui) quedó completamente desbordada. Tanto que muchos autobuses necesitaron 12 horas para volver a los hoteles cercanos (pocas decenas de kilómetros) tras el eclipse.

De nuevo esto habla de la espectacularidad de ver un eclipse total de Sol. Porque, como expliqué muchas veces en Santiago de Chile (donde la Luna sólo tapaba el 92% del Sol), no tiene absolutamente nada que ver un eclipse al 99% que un eclipse total. En España disfrutaremos de eclipses totales del 12 de agosto de 2026 (Cantabria, País Vasco, Navarra, norte de Castilla León, Valle del Ebro, Baleares) y 2 de agosto de 2027 (Algeciras y el Campo de Gibraltar). Más vale ir haciendo ya planes.

 

Artículo originariamente publicado el domingo 7 julio de 2019 en el Suplemento “El Zoco” de Diario Córdoba.

Addendum

Aquí dejo un par de imágenes extras y el vídeo que grabé con mi teléfono móvil sobre el trípode en el momento de la totalidad. Aprovecho para agradecer a mi colega Vicente Maestro por “aguantar mi estrés” y demás durante estos días intensos…

Total solar eclipse 2 July 2019, Chile

Promiences during Total solar eclipse 2 July 2019, Chile



2 Comentarios

  1. Una pena que nadie les dijese a los dos que se colocan delante de la cámara que la grabación no era para sacarles a ellos.
    La verdad, me he desesperado viéndolos interferir con el disco del sol y el eclipse.

Deja un comentario